fbpx

Cuidemos a nuestro corazón desde la gestión emocional

las emociones en el embarazo

Cuidar tu bienestar emocional es básico para mantener una buena salud cardiaca. Las emociones, tanto placenteras como displacenteras, como la tristeza, el enfado o el exceso de euforia, vividas a un nivel intenso, pueden desestabilizar nuestro corazón. 

Así mismo, la ansiedad y el estrés crónico y prolongado, libera en sangre unas hormonas llamadas catecolaminas que provocan aumento de la frecuencia cardiaca y de la presión arterial, los cuales dan lugar a un aumento en el trabajo cardiaco desencadenando o favoreciendo el infarto de miocardio o la angina de pecho.

Por ello, es importante aprender a manejar nuestras emociones para alcanzar un equilibrio entre nuestra salud física y nuestra salud emocional.

¿Cómo podemos mejorar el equilibrio psicológico, y por tanto, el cuidado de nuestro corazón?

Al expresar tus emociones, serás más consciente de ellas, podrás ponerlas en orden, analizarlas de manera más efectiva, obtener otro punto de vista o una opinión externa.

Poner en práctica técnicas de relajación y respiración, pueden ser sumamente útiles en el día a día. Estas técnicas nos ayudarán a focalizar nuestra atención en el presente y por ende ayudará a regular nuestra frecuencia cardiaca.

Aquí te dejamos algunas ideas sencillas para relajarte en tu día a día:

  • Practicar la respiración diafragmática-abdominal: ayuda a respirar usando el diafragma, este es un músculo grande que cumple una función importante en la respiración. Está ubicado debajo de los pulmones Y separa el pecho del abdomen.
  • Vibración de garganta: prueba realizar ejercicios de respiración y durante la exhalación puedes vocalizar.
  • Contacto con la naturaleza: estar descalzo(a) en el pasto o agua, respirar aire fresco por la mañana e incluso pasar tiempo con nuestra mascota.
  • Llevar agua fresca o paños fríos en la frente y nuca después de un momento de estrés o ansiedad. (Evitar el exceso de agua o de temperaturas bajas)
  • Realizar actividad física o ejercicio para liberar la tensión y el estrés.
  • Procurar una rutina que te permita descansar lo suficiente y mantener una alimentación balanceada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.